La certeza de ser desesperadamente como todo el mundo, Emmanuel Carrère

Emmanuel Carrere

A los treinta años, convertido en un escritor profesional, casado, padre de un niño, estaba muy preocupado por afirmar mi singularidad en todo y constantemente devuelto a mi casilla sociológica. Cada vez que me creía original -en mis gustos o mi forma de vivir-, fue para descubrir que hacía exactamente lo que se hacía al mismo tiempo en mi entorno, en mi franja de edad. Hoy en día, ya no me molesta, en ese entonces me torturaba. Estaba preparado para releer Las cosas, que son -después de La Educación sentimental, por supuesto- el gran poema de esa particular clase de humillación: la certeza de ser, hagamos lo que hagamos, desesperadamente como todo el mundo. Quise tratar el tema por mi cuenta, imaginé la historia de una joven que, para escapar de esta versión estadística y predecible de sí misma, no se deja guiar por sus inclinaciones sino por el azar -en este caso, la ruleta. Mi novela se llama Hors d’atteinte? –con un signo de interrogación al que daba importancia- y es deprimente, deprimida, no muy buena. Su fracaso hizo que me peleara con Flaubert, con Simenon, con todos los grandes pintores del tedio, del impulso que decae, de la tapa que se cierra sobre la cabeza de los héroes en cuanto tratan de vivir. Perec formó parte de la redada: dejé de leerlo, estaba un poco resentido con él.

Emmanuel Carrère
Cuarenta años con Perec

Foto: Emmanuel Carrère

Emmanuel Carrère habla de Georges Perec en la radio

 

7 comentarios
  1. mems83 dijo:

    Este Orco es imprevisible. De pronto nos casca un post cada dos dias. Pero yo soy inagotable,tio.
    Los escritores y filósofos franceses tienen incrustada su grandeur y no lo disimulan. Suelen ser
    altivos, creyéndose los mejores pensadores del mundo.
    Tienen sus motivos. Hubo una época gloriosa que reunió a tres enormes cerebros, Sartre Malraux, Celine,
    que se comían el orbe literario. tras la segunda guerra mundial. Otros genios como Beckett o Joyce vivían
    en Paris porque se alimentaban de ese turbión mental. Pero como todo, ha ido decayendo y ahora el
    pensamiento francés es una sombra de lo que fue.
    Llegué a conocer en los sesenta a alguno de ellos como Vailland que vivía su escritura de una
    forma aventurera y disipada por lo que murió pronto. Tras esos rebeldes como Vian, se sucedieron
    escritores livianos, como Carrere. Su obsesión por Flaubert es lógica: No le llega si a la
    suela de sus zapatos. Uno de los nobels mas sorprendentes fue el dado a Le Clezio, un escriba como
    Mondiano suavemente digerible, aclamados por los trepas plumíferos de costumbre.Ambos
    facilmente descriptibles, no se leerán, como siempre siniestramente auguro, a final de este siglo.
    Con la filosofía es lo mismo. Rasgos de ingenio de un Levy falso revolucionario de buenos vivires
    o el pasmoso Derrida creador de la deconstrucción al que nunca perdonaré haber llevado ese término
    a la cocina, con lo tragón que soy, por el no menos indescriptible Ferra Adrià, acabando para
    siempre con los placeres gustativos.
    O sea que de grandeur nada de nada. Por si fuera poco la legión incansable de mediocres silenció durante años
    al único genio que les quedaba: Houellebecq. Hasta que su Sumision, que analizaba el problema creado
    por un presidente francés musulmán, fue un éxito de ventas y los lameculos de siempre lo descubrieron.
    Es que no tenemos remedio leñe Me voy de vacaciones.

  2. Artemisa dijo:

    No he entendido ni una jota, aunque parezca una redundancia no lo es.
    Y conste que discrepo del texto y del comentario.
    Muy buenas vacaciones.
    Aunque pienso que vacaciones es cuando un ser humano cambia de actitud.
    Artemisa

  3. mems83 dijo:

    Nunca cambiaré de actitud Artemisa. Tal vez sea el único que habla claro en ese mundo de bombos
    mutuos y mas falso que Judas, de la literatura actual, mientras estupendos escritores se mueren de
    asco y no publican por negarse a participar en este carnaval.
    ¿Quieres un ejemplo reciente? Uno de los mejores periodistas españoles, Gregorio Morán, yace en un
    hospital con un infarto tras ser denegada la publicación de una de sus famosas Sabatinas en La
    Vanguardia donde decía verdades como puños sobre el independentismo catalán. Porque en ese mundo de
    comprados la verdad no es revolucionaria: Es aniquiladora.
    ¿Y pìensas que es casualidad que el asombro que produce el precio de mis libros en Amazon editados, hace mas
    de treinta años, sea veinte veces superior al de autores consagrados de esa época y nadie diga ni mu sobre ello? La clave
    es que no interesa que llegue la noticia al público no sea que tengan que enseñar la oreja los popes y eso no lo
    puede soportar esa panda de mediocres dándose cobas mutuas.
    Por supuesto que voy a pasar buenas vacaciones. Me acompañará ,mi amiga mas fiel: Las sinceridad.
    Abrazotes

  4. mems83 dijo:

    Como despedida a tí y todos los orcos, dedico mi último aforismo:

    La vejez es cuando el sueño vence a la belleza.

    Seguro que no entenderás ni jota.

    • Artemisa dijo:

      Ayyyy. He estado tan ocupada, con asuntos personales, que no había visto el último comentario bueno…… los dos últimos….
      Veamos a mi lo del precio de las cosas, incluidos los libros, no me alteran mucho.
      Ya expuse lo de autores de aluvión….
      Y gracias por personalizarme, me encanta discrepar como ya dije, es más de adolescente me llamaban Demóstenes, cosa que me fastidiaba porque si alguien sabe cómo utilizaba a los demás, a mi me repateaba.
      Mis compis decían: pero era la lengua más mordaz de Atenas.
      Yo contestaba: sin ética ninguna.
      Además nunca he querido ser más que yo misma y me importa un rábano el resto.
      Y en cuanto a ese aforismo tuyo no me define nada.
      No te he dicho que estudié griego? Poco…pero lo suficiente.
      Buen agosto.
      Esperaré para seguir divirtiéndome cyando vuelvas.
      Saludos
      Artemisa

  5. mems83 dijo:

    Ya no volveré Artemisa. He sido jugador y cuando en el juego te hacen trampas no tienes posibilidad
    de ganar.
    Otro aforismo, éste de Cioran: La muerte quiere asesinarme y yo asesinarla a ella. Se está muy bien
    entre asesinos.
    Y entre tramposos también
    Yo asimismo me he divertido con tus ácidas frases griegas.
    Chao

    • Artemisa dijo:

      Vaya !!!!. Lamento que no vuelvas.
      Y pienso que mis citas de los griegos de milenios atrás no son ácidas. Al contrario, ellos que no tenían ésta nuestra tecnología, a pesar de haber llegado a ella montádonos a hombros de ellos.
      Bueno en resumen: ” Soy consciente, y no de ahora, que los demás van a lo simple y fácil que por cierto no es lo mismo “.
      De todos modos espero encontrarte y no cuando nuestros átomos formen parte del universo en distinto lugar, sino en nuestra forma actual.
      Soy muy persistente.
      Saludos
      Artemisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: