Retrato de Raymond Queneau, Boris Vian

raymond queneau ejercicios de estilo

Raymond Queneau no aparece aquí en orden alfabético porque no quería estar con las Q y no podía negarle ese cambio nimio. Lo he metido aquí al tuntún. Secretario general de la editorial Gallimard, obtuvo el Premio del Deux Magots en 1933. Si no ocupa en el ánimo del gran público el lugar que se merece es porque Gallimard prefiere vender a Gide, demasiado mayor para esperar, o a Malraux, que cada vez que puede le hace chantaje emocional.
En la actualidad Queneau es el único escritor de Francia que combina al mismo tiempo un estilo, unas ideas y una lengua únicos. Sin duda es demasiado para un solo hombre y por eso Gaston prefiere esperar a que Raymond tenga una gran barba y una silla de ruedas para hacer tiradas de cien mil ejemplares y pegar carteles gigantes por todas partes. Raymond Queneau conoció un éxito considerable en 1949 en el Rose Rouge con sus Ejercicios de estilo, en versión de Yves Robert e interpretados con una vivacidad y una fuerza cómica impresionantes por la compañía donde triunfaban Les Frères Jacques. En el estreno de los Ejercicios todo el mundo se volvía para ver quién era el que reía tan fuerte: era el propio Raymond, siguiéndose el juego a sí mismo de buena gana. Queneau lo ha leído todo sin excepción y se acuerda de todo; para Andersen aprendió danés, para Joyce los diecisiete idiomas de Finnegan’s Wake; ha coqueteado con el turco, el gaélico, el papú, el bambara. Su pasatiempo: la lengua. Es autor de un montón de novelas y de cuatro o cinco poemarios, de los que suelen musicarse poemas e interpretarse al final de los espectáculos. Gréco tiene en su repertorio varias canciones suyas y Agnès Capri le ha tomado prestadas alguna que otra en más de una ocasión. A principios de 1950 escribió la narración de la película que rodó Marcello Pagliero sobre el barrio que tan bien conoce. De su reciente viaje a América se ha traído el argumento de un ballet, La croqueuse de diamants, y un sorprendente reportaje para el France-Soir.
Físico: grande, alto, fuerte, gafas de cristales gruesos, pelo moreno a menudo despeinado, risa característica y contagiosa, nacido en Le Havre el 21 de febrero de 1903. Tiene una pasión perniciosa por la literatura en general y hace de ángel guardián de los escritores jóvenes. Por lo demás, hay que reconocer, al contrario de lo que a menudo se dice, que un buen número de grandes escritores muestran por los jóvenes un interés desinteresado y les facilitan los comienzos con una generosidad sorprendente. También siente una pasión perniciosa por el cine.

Boris Vian
Manual de Saint-Germain-des-Prés

Foto: Ejercicios de estilo de Raymond Queneau en un fotomatón, 1928

4 comentarios
  1. Y yo que no creo en las traducciones, y menos de un libro imposible como los ejercicios de estilo. No puedo no nombrar una edición que tú seguramente conoces: la italiana. “Traducida” por Umberto Eco que es una variación sobre la obra de Queneau (texto original de frente) que no tiene nada que envidiarle al texto francés, salvo, claro está… la originalidad.

    • Desconocía la “traición” de Umberto Eco pero no me extraña, otro apasionado de la lengua. Intentaré echarle un vistazo cuando pueda. Gracias Triste Sina por la aportación. Saludos.

  2. L. dijo:

    en el libro Escribir, Marguerite Duras hace referencia a su amigo Queneau y de el sale
    “Escribe no hagas nada más”

    • Una cita muy apropiada que corrobora el retrato de Boris Vian. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: