Conversación sobre la vida y su sentido

Iván: ¿Sabes lo que me estaba diciendo hace un instante? Que si hubiera perdido la fe en la vida, si dudara de la mujer amada y del orden universal y estuviera convencido de que este mundo no es sino un caos infernal y maldito, por muy horrible que fuera mi desilusión, desearía seguir viviendo. Después de haber gustado el elixir de la vida, no dejaría la copa hasta haberla apurado. A los treinta años, es posible que me hubiera arrepentido, aunque no la hubiera apurado del todo, y entonces no sabría qué hacer. Pero estoy seguro de que hasta ese momento triunfaría de todos los obstáculos: desencanto, desamor a la vida y otros motivos de desaliento. Me he preguntado más de una vez si existe un sentimiento de desesperación lo bastante fuerte para vencer en mí este insaciable deseo de vivir, tal vez deleznable, y mi opinión es que no lo hay, ni lo habrá, por lo menos hasta que tenga treinta años. Ciertos moralistas desharrapados y tuberculosos, sobre todo los poetas, califican de vil esta sed de vida. Este afán de vivir a toda costa es un rasgo característico de los Karamazov, y tú también lo sientes; ¿pero por qué ha de ser vil? Todavía hay mucha fuerza centrípeta en el planeta, Aliosha. Uno quiere vivir y yo vivo incluso a despecho de la lógica. No creo en el orden universal, pero adoro los tiernos brotes primaverales y el cielo azul, y quiero a ciertas personas no sé por qué. Admiro el heroísmo; ya hace tiempo que no creo en él, pero lo sigo admirando por costumbre… Mira, ya te traen la sopa de pescado. Buen provecho. Aquí la hacen muy bien… Oye, Aliosha: quiero viajar por Europa. Sé que sólo encontraré un cementerio, pero qué cementerio tan sugeridor. En él reposan ilustres muertos; cada una de sus losas nos habla de una vida llena de noble ardor, de una fe ciega en el propio ideal, de una lucha por la verdad y la ciencia. Caeré de rodillas ante esas piedras y las besaré llorando, íntimamente convencido de hallarme en un cementerio y nada más que en un cementerio. Mis lágrimas no serán de desesperación, sino de felicidad. Mi propia ternura me embriaga. Adoro los tiernos brotes primaverales y el cielo azul. La inteligencia y la lógica no desempeñan en esto ningún papel. Es el corazón el que ama…, es el vientre… Amamos las primeras fuerzas de nuestra juventud… ¿Entiendes algo de este galimatías, Aliosha? -terminó con una carcajada.

Aliosha: Lo comprendo todo perfectamente, Iván. Desearíamos amar con el corazón y con el vientre: lo has expresado a la perfección. Me encanta tu ardiente amor a la vida. A mi entender, se debe amar la vida por encima de todo.

Iván: ¿Incluso más que al sentido de la vida?

Aliosha: Desde luego. Hay que amarla antes de razonar, sin lógica, como has dicho. Sólo entonces se puede comprender su sentido.

Camus: Hay que amar la vida antes de amar su sentido, dice Dostoievski. Sí, y cuando el amor a la vida desaparece, ningún sentido puede consolarnos.

Fiódor Dostoievski, 1880
Los Hermanos Karamazov

Albert Camus, septiembre del 1949
Cuaderno VI

Foto de Chongkin, noviembre 2011
Conversación nocturna, Rajasthan, India

11 comentarios
  1. A veces ocurre que una lee lo que tiene que leer en el momento apropiado, y que las extrañas leyes que tejen el azar hacen que esto sea posible.Un canto a la vida que ahora entiendo y al que me suscribo. GRACIAS.

    • Es el objetivo de este blog: Grandes encuentros. Muchas gracias por tu comentario y me alegro que este post llegue en el momento justo.

  2. JBroHymn dijo:

    Para sacar el mejor provecho a la vida debes empezar amándola porque de esa manera estarás dispuesto a tropezar muchas veces si es necesario para tomar la experiencia para mejorar como persona.
    Yo lo he visto de este modo y por esa misma razón sé que puedo mejorar cada día.

  3. El amor a la vida es incondicional, parafraseando a Benedetti, defender la vida por encima de todo, incluso de la propia vida si es necesario.

    • Benedetti vivió la dictadura, Camus la Segunda Guerra mundial y Dostoievski la prisión y la pena de muerte, circunstancias que ponen la existencia al descubierto.

  4. Precioso fragmento. Y espectacular autor. Es muy difícil -si no imposible- progresar en la vida si no se la ama.
    ¡Saludos!

    • Sí, ambos autores son espectaculares. Gracias Juan Pedro por pasarte! Hasta pronto, aquí o en tu página!

  5. Sí, pero en el amor no se elige. No basta con proponérselo para amar a la vida, igual que no basta para amar a tal o cual persona.

  6. Maia L.B. dijo:

    Monumental. Gracias, Kim. Un abrazo.

  7. Inhalando líneas dijo:

    Reblogueó esto en Inhalando líneasy comentado:
    Hay que amar la vida antes de amar su sentido, dice Dostoievski. Sí, y cuando el amor a la vida desaparece, ningún sentido puede consolarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: