La obra de Raymond Roussel no tiene la menor mancha de grasa, Jean Cocteau

Raymond Roussel

Roussel, Proust, desmienten la leyenda de la indispensable pobreza del poeta (lucha por la vida, buhardillas, antesalas…). El rechazo de las élites, el no adoptar maquinalmente lo nuevo, no sólo se explica por los obstáculos que el pobre supera poco a poco. Un pobre genial tiene aspecto de rico.
Gracias a su fortuna, Proust vivía encerrado con su universo, podía permitirse el lujo de estar enfermo; de hecho estaba enfermo porque tenía la posibilidad de estarlo; asma nerviosa, comportamiento en forma de higiene caprichosa que conducían a la enfermedad verdadera y a la muerte.
La fortuna de Roussel le permite vivir solo, enfermo, sin la menor prostitución. Su riqueza lo protege. Puede poblar su vacío. Su obra no tiene la menor mancha de grasa. Es un mundo flotante de elegancia, de magia, de miedo.

Jean Cocteau
Nosotros dos Marcel
Notas sobre Proust (regreso de la memoria)

Foto: Raymond Roussel

Previamente, en Calle del Orco:
La literatura me ha producido riqueza, Roberto Bolaño

3 comentarios
  1. Siempre se ha creado un halo sobre los espíritus suficientes-poéticos, no podían ser ricos porque entonces no se tomarían en serio escribir, seria una simple afición, no una profesión.

    • El romanticismo es en gran parte responsable de este halo que mencionas. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: