La gran literatura y la gran filosofía son testimonio de la vida, Gilles Deleuze

Franz Kafka

¿La literatura? Sí, es verdad que siempre he leído mucha literatura, aunque cuando era joven leí mucha más filosofía, porque formaba parte de mi oficio, de mi aprendizaje. Pero, aun habiendo dedicado mucho más tiempo a la filosofía, las grandes obras de la literatura me han acompañado siempre, y cada vez me acompañan más. Por ejemplo, tengo una inmensa deuda con Fitzgerald, que no es un novelista especialmente filosófico. O con Faulkner. Lo que me interesa de verdad es que un concepto no esté nunca aislado. Cuando un concepto funciona realmente, hace ver cosas, quiero decir que se conjuga con los perceptos, y son los perceptos lo que encontramos en las novelas. Hay comunicaciones permanentes entre los conceptos y los perceptos. Asimismo, hay ciertos problemas de estilo que son una cuestión muy simple: los grandes personajes de la literatura son también grandes pensadores. Acabo de releer a Melville: Ahab es un gran pensador, y también lo es sin duda Bartleby, es otro tipo de pensador, pero en todo caso nos obliga a pensar. Hemos de comprender que una obra literaria traza conceptos al mismo tiempo que preceptos, aunque los conceptos no son su problema, no son la tarea del novelista (no se puede hacer todo a la vez): él simplemente se encuentra con el problema de los perceptos, de hacer ver y de hacer percibir, y con el problema de la creación de personajes: algo verdaderamente asombroso. El filósofo, por su parte, tiene que crear conceptos. Lo que realmente me interesa es que estas dos actividades, la gran literatura y la gran filosofía, son testimonio de la vida (lo que yo he llamado potencia). Creo que esta es la razón de que los grandes autores nunca hayan gozado de muy buena salud. Hay excepciones, como Victor Hugo, pero habría que preguntarse: ¿por qué hay tantos escritores con mala salud? La razón de su fragilidad es que estaban atravesados por una inmensa corriente de vida. Tanto en el caso de la debilidad de Spinoza como en el de la debilidad de Lawrence, lo que ocurre es que han visto algo demasiado grande, son visionarios, y no han sido capaces de resguardarse. Chéjov es también uno de ellos. Han visto algo. En este sentido, los filósofos y los escritores están en el mismo nivel, coinciden en el mismo punto. Han llegado a ver ciertas cosas de las cuales a veces no hay retorno posible. Se trata de perceptos que se encuentran en el límite de lo soportable, o de conceptos en el límite de lo pensable. Entre un percepto y un concepto, entre la creación de un gran personaje y la creación de un gran concepto veo muchos lazos, tantos que creo que mi labor ha estado fundamentalmente dedicada a ellos.

Gilles Deleuze
Abecedario con Claire Parnet
Traducción: F. Merovio y J.L. Pardo

>> El abecedario de Deleuze subtitulado <<

Imagen: Franz Kafka

9 comentarios
    • Recomiendo que veas el vídeo: la voz, los silencios y la mirada de Deleuze añaden profundidad a estas situaciones límite. Gracias por el comentario.

  1. Voy a intentar resumirlo:
    Si querés ser feliz no analisís.
    El abocarse a conceptos y perceptos (asumo esta palabra), se generan muchas preguntas, que si obtienen respuestas, sus consecuencias es que aumentan nuestra ignorancia ; Lo que tiende a deprimirnos.
    Escribí un post justificando esta afirmación, ¨Preguntas que aumentan nuestra ignorancia¨.
    Solo la adquisición de gran sabiduría atenúa sus efectos, Y como sospechamos, la sabiduría no abunda en este mundo.
    Lo que muestra porqué esos tipos suelen ser enfermos y amargados.
    Rubén Ardosain

    • Si quieres ser feliz como me dices,
      no analices, muchacho, no analices.

      Joaquín Bartrina, poeta (?) español, nacido en Reus.

    • A menudo uno no puede decidir. En mi opinión, no hay nada más hermoso que una pregunta. Gracias por el comentario.

  2. Me ha encantado el texto…¡Y con lo mal que me habían hablado de Deleuze!

    • Deleuze es un mundo. No malgastarás tu tiempo leyéndolo. Un abrazo Antonio

  3. Mariano dijo:

    Muy interesante! Me quedé pensando mucho esto. Siempre pienso en la imposiblidad o no de transmitir tal-cual-uno-la-vive una sensación, una certeza revelada… o algo más gráfico: algo como una puesta de sol, por ejemplo ¿puedo transmitir exactamente eso que veo en palabras, que el otro la lea pasadas centurias y reviva el mismo atardecer que yo describí?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: