Toda gran literatura gira en torno a cuán tedioso es ser un ser humano, Kurt Vonnegut

mel-gibson-y-jim-caviezel

¿Os gustaría saber cómo definió este planeta el matemático y filósofo británico Bertrand Russell? Pues como “el Manicomio del Universo”. Y dijo que los pacientes se habían hecho los amos del sanatorio y se dedicaban a atormentarse mutuamente mientras ponían todo patas arriba. Y no estaba hablando de gérmenes o de elefantes. Se refería a nosotros, las personas.
Lord Bertrand Russell llegó casi hasta los cien. Vivió entre 1872 y 1970 d.C. (después de Cristo). ¿Y a qué viene lo de d.C.? Pues a consagrar el recuerdo de un interno del manicomio que fue crucificado por una pandilla de congéneres. Mientras aún seguía consciente, los demás chiflados –y no bromeo– le clavaron pinchos en las muñecas y en los tobillos para que no se desprendiese de la madera. Luego levantaron la cruz para dejarlo expuesto a una altura suficiente desde la que pudiera ser visto hasta por el más bajito de la turba allí congredada.
¿Os cabe en la cabeza que se le pueda hacer algo así a una persona?
Tranquilos. Sólo es un espectáculo. Preguntádselo al católico devoto Mel Gibson, quien, en un acto de piedad sin parangón, ganó una fortuna con una película sobre el modo en que fue torturado Jesús. De lo que dijo, ni caso.
Durante el reinado de Enrique VIII, fundador de la Iglesia anglicana, un falsificador acabó hervido vivo en público. Una vez más, espectáculo.
La próxima película de Mel Gibson debería ser El falsificador. ¡Y a reventar de nuevo la taquilla!
Una de las pocas cosas buenas de los tiempos modernos: si la diñas de manera horrible en televisión, no habrás muerto en vano. Nos habrás entretenido un rato.
¿Y qué tenía que decir el gran historiador británico Edward Gibbon acerca de la trayectoria de la raza humana? Pues lo siguiente: “La Historia, ciertamente, no es mucho más que el archivo de los crímenes, locuras y desgracias de la humanidad”.
Lo mismo puede decirse del New York Times de hoy.
¿Trayectoria vital de Edward Gibbon? De 1737 a 1794.
El escritor francoargelino Albert Camus, ganador del premio Nobel de Literatura en 1957, dijo que “sólo hay un problema filosófico verdaderamente serio: el suicidio”.
Ahí va un nuevo jolgorio por cortesía de la literatura.
El propio Camus falleció en un accidente automovilístico.
¿Cuánto tiempo vivió? Pues de 1913 a 1960.
Prestadme atención: toda gran literatura gira en torno a cuán tedioso es ser un ser humano: Moby Dick, Huckleberry Finn, La roja insignia del valor, la Ilíada y la Odisea, Crimen y castigo, la Biblia y La carga de la brigada ligera.

Kurt Vonnegut
Cómo cura la música nuestros males
(y los tenemos a porrillo)
Eastern Washington University, 17 de abril de 2004

Imagen: Mel Gibson y Jim Caviezel
en el rodaje de  La Pasión de Cristo

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: