“Me siento feliz de amar a Gorki y a Chéjov”, Lev Tolstói

Tostoi Gorki Chejov

En 1902, Tolstói pasó una temporada en Crimea, en Gaspra, a diez kilómetros de Yalta, en el castillo de unos amigos. Gorki se encontraba también por la zona, en Oleiz, con su mujer y sus hijos, en la casa que había alquilado. Gorki y Chéjov iban a menudo a Gaspra, a ver a Tolstói […].

En su libro de recuerdos, Gorki habla de esos encuentros en Gaspra.

“Un día Tolstói dijo: “Estoy viejo y tal vez ya no consigo entender la literatura de ahora. Pero no me parece que sea rusa. Ahora bien, usted –se dirigió a Chéjov-, usted es ruso. Sí, muy, muy ruso.” Con una sonrisa afable, posó las manos sobre los hombros de Antón Pávlovich, que se mostró confundido y, en voz baja, comenzó a decir algo sobre su casita y los tártaros.” Así lo cuenta Gorki. Y luego recuerda que en otra ocasión, cuando estaban en el almendral, Tolstói le preguntó a Chéjov si en su juventud había llevado una vida disoluta. Chéjov sonrió y “mesándose la barba rala” murmuró palabras ininteligibles. “Sin apartar la vista del mar –le dijo Tolstói-, yo era insaciable.”

En otra ocasión, mientras Tolstói y Gorki estaban sentados en la terraza y Chéjov paseaba por el parque con la más pequeña de las hijas de Tolstói, éste señaló a Chéjov y le comentó a Gorki: “¡Ah, qué hombre entrañable, qué excelente! ¡Modesto y tranquilo como una jovencita! Y camina como una jovencita. Es prodigioso.”

En esa época, Tolstói anotaba en su diario: “Me siento feliz de amar a Gorki y a Chéjov.”

Natalia Ginzburg
Antón Chéjov

Foto: Tolstoi, Chéjov y Gorki

7 comentarios
  1. Tolstói… una siempre regresa a Tolstói y a Proust. Gorky está bastante pasado, salvo por algún relato que otro, Chéjov sí que todavía me parece un hermano. Por qué será? Me han puesto a pensar en si debo releer a Gorki.

    • Pienso que es arriesgado decir que “Gorki está pasado”… Por el resto, nada que objetar. ¡Gracias bodegonconbuenteclado por tus comentarios!

      • Pensaba en “La madre”, una especie de dinosaurio ejemplar. Igual “Los bajos fondos”. Hay una ética política interesante en las novelas y los dramas de Gorki, como “Los burgueses”, pero comparadas estas obras con piezas teatrales similares como “Madre Coraje y sus hijos” de Brecht, coloca el proceso de argumentación de Gorki en el siglo XIX, incluso en su uso de escenas y propuestas de la novelística y el drama naturalistas. Precisamente lo que logra Brecht es repostular a Gorki desde una óptica política menos maniquea, añadirle zonas grises a la discusión de lo político, suspender el juicio del público ante oposiciones irreconciliables, como en “Vida de Galileo Galileo” o en “El Círculo de Tiza Caucasiano”. Pienso, de hecho, en cómo Brecht “actualiza” los argumentos de la novela de Gorki, “La madre”, pero cómo, a pesar de todo, la obra homónima de Brecht acaba siendo —posiblemente porque sigue el argumento de Gorki— una de sus piezas teatrales más “tradicionales”. El naturalismo de Gorki le aqueja con la misma ceguera política que a Zola: ambos terminan estrellándose estrepitosamente —a pesar de sus dotes narrativas— contra la dura roca de la mitología herencia/ambiente como determinantes del destino de los sujetos, a pesar del interés político de denunciar la injusticia social. Un abrazo, Calle del Orco. En realidad me gustó recordar mis viejas lecturas de Gorki y te agradezco ese jalón a mi memoria. Y me encantado repensar todo esto. Por eso me gusta mucho este blog: me provoca, me reta. 🙂

  2. Tólstoi y Chéjov son dos cimas imposibles de igualar (junto con Flaubert, claro). Leyéndolos tiene uno la sensación de haberlo leído ya todo, porque ya todo está dicho. “El pabellón nº 6” es uno de los mejores relatos que se han escrito jamás. Después Kakfa, Cortázar o Borges ya son otra cosa: pero estos dos (tres) monstruos literarios servirían para justificar con sus obras, la existencia de la literatura…

    • Tienes razón cuando dices que Tolstói, Chéjov y Flaubert son monstruos literarios, sin embargo creo que Kafka, Borges y Cortázar tampoco se quedan cortos. En mi humilde opinión, la obra de Kafka o de Borges es igual de fascinante e inagotable que la de estos grandes del XIX. ¡1 abrazo Javier!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: