¿La novela “compite con la vida”? por Robert Louis Stevenson

“Competir con la vida”, cuando ni siquiera podemos mirar cara a cara el sol, cuando sus pasiones y enfermedades nos consumen y matan; competir con el sabor del vino, con la belleza de la aurora, el ardor del fuego o la amargura de la separación y la muerte, equivale en verdad al proyecto de escalar el cielo […]. Todo el secreto reside en que ningún arte “compite con la vida”. El único método del hombre, en sus razonamientos o en sus creaciones, consiste en entrecerrar los ojos ante el deslumbramiento y la confusión de la realidad […]. Pues al cúmulo de impresiones vigorosas aunque discretas que la vida ofrece, el escritor le sustituye una serie artificial de impresiones, sin duda más débilmente representadas, pero que apuntan a producir el mismo efecto, repicando todas a la vez como las notas armónicas en música o como los matices graduados de un buen cuadro. En cada capítulo, en cada página, en cada frase de la novela bien escrita resuena repetidas veces el pensamiento creativo dominante; a ello deben contribuir todos los incidentes y personajes; y el estilo debe acordarse al unísono con él; y si en algún momento una palabra está fuera de lugar, sépase que el libro sería más convincente, diáfano y (casi habré de decir) denso si se prescinde de ella. La vida es montruosa, ilimitada, absurda, profunda y áspera; en comparación con ella, la obra de arte es ordenada, precisa, independiente, racional, fluida y mutilada. La vida se impone por la fuerza, como el trueno inarticulado; el arte seduce al oído, en medio de los ruidos infinitamente más ensordecedores de la experiencia, como una melodía construida artificialmente por un músico discreto […]. La novela, obra de arte, no existe por sus semejanzas con la vida, forzadas y materiales, como ese zapato que sigue siendo un trozo de cuero, sino por su diferencia inconmensurable, significativa y reelaborada, y que es a la par el método y el significado de la obra.

Robert Louis Stevenson
Una humilde reconvención
(a Henry James) 

Cuadro de Caspar David Friedrich, 1808
Niebla matutina en las montañas 

3 comentarios
  1. Rostard dijo:

    ¿El arte influye en la vida, o la vida se parece al arte, del revés?

    • ejeje. Un poco lío todo esto!

      Oscar Wilde defendía que “la vida imita al arte”. Y con razón ya que la vida se vive a través de la conciencia. Y la conciencia se ve condicionada por el arte. La niebla matutina del Támesis y las montañas nevadas suizas no tenían el mismo grado de romanticismo en el siglo XVII. Dicho esto, el arte es una reducción significativa de la vida y sin ella, poco puede hacer. Así que…

      En este fragmento Stevenson responde a un artículo de Henry James en el cual éste defiende que el arte tiene que competir con la vida. Comparto enteramente la opinión de Stevenson: el arte no es capaz de competir con la vida.

  2. Rostard dijo:

    Diría que el arte y la vida no son competidores, ni tampoco un padre y un hijo, creo que se parecen más a un matrimonio, o a Romeo y Julieta, que es más romántico. Después de todo aunque la vida imita al arte, también el arte se inspiró en la vida. Encantador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: