La marca propia de los coleccionistas, Walter Benjamin

Anatole France

Entre todas las formas de procurarse libros, la más gloriosa, se piensa, es la de escribirlos uno mismo. Muchos de ustedes recordarán con simpatía la inmensa biblioteca que, en su pobreza, reunió con el tiempo el maestro de escuela Wuz, en Jean Paul, escribiendo él mismo, ante la imposibilidad de comprarlas, todas las obras cuyos títulos le interesaban en los catálogos de feria. Los escritores son, efectivamente, personas que escriben libros no por pobreza, sino por insatisfacción con los libros que podrían comprar pero que no les complacen. Tal vez tomen ustedes esto, señoras y señores, por una definición descabellada del escritor; pero todo lo que se dice es descabellado desde el punto de vista de un coleccionista auténtico. Entre los modos de adquisición más corrientes, el que mejor conviene a los coleccionistas será el préstamo no seguido de devolución. Quien pide prestados libros en cantidad, tal como un coleccionista inveterado, no sólo por el ardor con el que vela el tesoro acumulado de este modo, haciendo oídos sordos a todas las admoniciones judiciales, sino también, y sobre todo, por el hecho de que tampoco lee los libros. Si quieren creer en mi experiencia, son más los casos en los que se me ha devuelto un libro prestado sin leerlo, que aquellos en los que se ha leído. ¿Será entonces ésa –la marca propia de los coleccionistas? ¡No leer! Esto sí que es nuevo. Bien, pues no. Los expertos confirmarán que es, al contrario, algo muy antiguo, y me limitaré a citar la respuesta que Anatole France, por su parte, tenía reservada y dispuesta para cuando algún individuo corto de miras, tras admirar su biblioteca, le soltase finalmente la pregunta inevitable: “¿Y usted ha leído todo eso, señor France?” “No, ni la décima parte. ¿O es que tal vez usted cenaría todos los días con su vajilla de Sèvres?”

Walter Benjamin
Desembalo mi biblioteca

Foto de Anatole France en su despacho

14 comentarios
  1. Maia L.B. dijo:

    Mi padre trabaja en una tienda de libros. Me contó una vez de un hombre que viene casi todos los días a comprar uno o dos ejemplares nuevos. Un día, cuando ya habían entrado en confianza, le preguntó: “¿Cómo hace usted para leer tantos libros en tan poco tiempo?”. Mi padre creyó que este hombre le revelaría algún secreto, alguna fórmula mágica que le permitiría disfrutar de todos aquellos textos que jamás alcanza a leer. El sr. Uxxxxxsky (reconocido siquiatra en este país) le respondió que él empieza a leer todos sus libros hasta que surge, a partir de éste, uno nuevo, ya sea por algún comentario del autor o por alguna asociación que le surge de la lectura misma. Entonces deja el que iba leyendo y comienza con el otro que lo lleva a otro que lo lleva a otro.

    Un abrazo y felices vacaciones.

    • Un recorrido de lectura original. Parece un ejercicio oulipiano. El señor Uxxxxxsky leyó un solo libro en toda su vida, sin final. ¡Te mando un abrazo y nos vemos a principios de diciembre!
      (Una tienda de libros, ya entendemos mejor tu pasión por la literatura)

      • Diego dijo:

        Conozco un caso similar.
        Un amigo comenzó leyendo a un determinado filósofo (no recuerdo cuál) “moderno”. Como veía que se basaba en otro filósofo, decidió comenzar por aquel. Cuando llegó al nuevo, descubrió que fundamentaba sus ideas en otros…
        Recuerdo muy bien cómo acabó por decirme, con una cerveza en la mano y como si fuera algo natural, lo siguiente: ¡Así que he empezado con Platón!

        P.D.: Kim, no sé a dónde irás, pero me da a mí que tu amor por el otoño era simple postureo. Esto de huir en plena estación está muy mal visto. Disfruta de las vacaciones y tráenos nuevos encuentros 🙂 Un abrazo

        • Maia L.B. dijo:

          Diego, en ese caso me sorprende que no haya comenzado desde el antiguo testamento…

          • Diego dijo:

            En realidad tendría que llegar a Tales de Mileto, pero supongo que se daría cuenta de que la finitud de la vida es un hándicap que hay que tener en cuenta.

            • Maia L.B. dijo:

              Pues ni idea de quién ese el tal Tales pero te creo. Un saludo.

      • ¿Y sabes por dónde anda tu amigo?
        Estoy traicionando al bueno de Bill Evans. 😉 Encuentros no faltarán.
        ¡1 abrazo Diego!

  2. De acuerdo contigo, rara vez que se presta un libro en realidad lo lee esa persona. Por eso mejor no presto nada. Hay que ser celoso de sus libros.

    Saludos.

    • Además los libros prestados no suelen volver. Y no son mecheros. Gracias Mister por pasarte.

  3. Tuve una experiencia muy similar en Ginevra hace años: un fulano coleccionaba libros; si no recuerdo mal eran dos habitaciones de su enorme piso completamente cubiertas de primeras ediciones y joyas grabadas, con incisiones, en piel, etc… no sólo no los leía si no que sonrió divertido ante mi pregunta. El amigo que me lo presentó hubiese querido que se lo tragara la tierra. El libro como simple objeto decorativo es preferir que te vean pasear con un símbolo sexual en vez de pasar una noche de fuego en su compañía sin que se entere nadie. Al final creo que me ofreció un volumen de Alice’s adventures in Wonderland, con la firma de su autor…
    PS Espero que las vacaciones no vayas a pasártelas a Sharm el-Sheij pero que te lo pases bomba de cualquier modo.

    • La situación es sugerente. Cuando dices que te ofreció el volumen de Alicia, ¿quieres decir que te lo intentó vender?
      Precisamente, viajo al país más bombardeado de la historia. ¡1 abrazo y hasta pronto!

      • Quiero decir que el volumen se encuentra entre mis libros, él sabía de mi debilidad por ese texto. No lo acepté y sin embargo después lo encontré en mi mochila, como si hubiese saltado dentro por iniciativa propia… en puro estilo Carroll.

  4. Hola, me gusta tu blog y te he nominado para I am part of wordpress family award, entra en mi enlace:
    Tinteroypincel.wordpress.com-I-am-part-of-wordpres-family-award/2013/11/13
    Felicidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: