El pensamiento fragmentario permanece libre, Emil Cioran

Cioran y Savater

Nietzsche decía que en la ambición sistemática hay una falta de honradez…

Sobre eso de la honradez voy a decirle algo. Cuando uno emprende un ensayo de cuarenta páginas sobre lo que sea, comienza por ciertas afirmaciones previas y queda prisionero de ellas. Cierta idea de la honradez le obliga a continuar respetándolas hasta el final, a no contradecirse. Sin embargo, según va avanzando el texto, le van ofreciendo otras tentaciones, que hay que rechazar porque apartan del camino trazado. Uno está encerrado en un círculo trazado por uno mismo. De esto modo uno se hace honorable y cae en la falsedad y en la falta de veracidad. Si esto pasa en un ensayo de cuarenta páginas, ¡qué no ocurrirá en un sistema! Este es el drama de todo pensamiento estructurado, el no permitir la contradicción. Así se cae en lo falso, se miente para resguardar la coherencia. En cambio, si uno hace fragmentos, en el curso de un mismo día puede uno decir una cosa y la contraria. ¿Por qué? Porque surge cada fragmento de una experiencia diferente y esas experiencias sí que son verdaderas: son lo más importante. Se dirá que esto es irresponsable, pero si lo es, lo será en el mismo sentido en que la vida es irresponsable. Un pensamiento fragmentario refleja todos los aspectos de vuestra experiencia: un pensamiento sistemático refleja sólo un aspecto, el aspecto controlado, luego empobrecido. En Nietzsche, en Dostoievski, hablan todos los tipos de humanidad posibles, todas las experiencias. En el sistema sólo habla el controlador, el jefe. El sistema es siempre la voz del jefe: por eso todo sistema es totalitario, mientras que el pensamiento fragmentario permanece libre.

Emil Cioran
Conversación con Fernando Savater
El País, 23 de octubre de 1977

Foto: Emil Cioran y Fernando Savater en París

11 comentarios
  1. Gracias, creo que algo dentro de mí se encontraba atrapado dentro de la palabra: “Congruencia”. Menuda prisión

  2. Es un razonamiento totalmente lógico el que se deduce de lo que has publicado. Me gustaría pedirte permiso para publicarlo en tu nombre en otro u otros lugares. Sobre todo en uno, donde lo que prima en todo momento es el pensamiento estructurado y se cae en lo falso para guardar la coherencia. Decir que todo es o está bonito y perfecto es la mayor falsedad en la que se incurre en ese lugar que termina por resultar detestable. Allí, los integrantes del foro han llegado a comparar al “jefe” y reuniéndose en grupitos ejercen la fuerza de su voluntad para decir que todo es bueno, excelente o maravilloso. Y…¡ay de aquel que no quiera “entrar por el aro! Ese estará condenado a ser expulsado del lugar, cosa que ocurrirá en cuanto se atreva a levantar la cabeza para opinar diferente a los demás. Su ejecución tendrá lugar tarde o temprano, pero más bien pronto que tarde. Un cordial saludo, compañero.

    • Siento el retraso. Puedes compartir este fragmento donde quieras. Al fin y al cabo es un fragmento de Cioran. Gracias por visitar Calle del Orco.

  3. olvido dijo:

    Qué manera tan buena de ponerle palabras a lo tantas veces experimentado!

    • Esa es la tarea de los grandes escritores: despertar a los lectores al hecho de su propia perspicacia. Un abrazo Olvido y gracias por seguir paseando por esta calle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: