Archivo

Archivos Mensuales: octubre 2011

El Millonario (The Million Pound Bank Note) es un cuento escrito por Mark Twain. La historia transcurre en el Londres de principios del siglo XX, en el que dos hermanos muy ricos y muy excéntricos, Oliver y Roderick Montpelier, hacen una apuesta: darle a un mendigo sin recursos ni amigos un cheque de un millón de libras, cuya procedencia no se pueda justificar. Oliver cree que la mera posesión de este símbolo de riqueza permitirá a cualquier persona inteligente obtener lo que quiera, sin necesidad de cobrar el cheque. Por otra parte, Roderick considera que el mendigo no podrá presentar el cheque sin ser arrestado de inmediato. Henry Adams es el mendigo escogido. Muerto de hambre y con su ropa hecho trizas, deberá cargar con el cheque y desempatar la apuesta.

He leído este cuento hace poco, y me ha parecido de una actualidad sorprendente. Habla de manera simplista, pero muy cómica, de la distancia que existe entre el valor real de las cosas -un par de calcetines, una cena o una casa- y un cheque sin valor intrínseco, que se respalda sólo por la confianza que inspira. La visión de principios del siglo XX es alegre y optimista; hoy en día esta historia se teñiría de oscuro recordando la calamidad del mundo financiero actual.

En boca de Henry Adams, el mendigo-millonario del cuento:

“Y así lo digo siempre: ‘Sí, es un millón de libras, como lo puedes comprobar, pero tan solo hizo una compra, y esta compra, ni siquiera la he pagado por una décima parte de su valor real.’ ”

Sin embargo el verdadero interés del cuento radica más en lo literario que en lo económico, y particularmente en el desenlace incierto de la historia. ¿Qué será del pobre Adam? ¿Quién de los dos hermanos ganará la apuesta?

Libro: El Millonario de Mark Twain

Casino

“Hay muchos agujeros cavados en ese desierto y muchos problemas enterrados en ellos. Pero hay que hacer bien las cosas, hay que haber cavado el agujero antes de llegar allí con el paquete en el maletero, si no tienes que tirar de pala durante treinta o cuarenta y cinco minutos, ¿y quién te asegura que en ese tiempo no aparece alguien? eso te obligaría a cavar unos cuantos agujeros más… Vamos, que te puedes pasar allí toda la puta noche.”

Casino
Dirección: Martin Scorcese
Guión: Nicholas Pileggi

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 811 seguidores

%d personas les gusta esto: